Juego de tronas

  bloom

   Como queríamos que V comiera con nosotros todas las veces que fuera posible y nosotros comemos en el salón, nos pusimos a buscar una trona bonita, que nos encajase con el mobiliario. Sí, también queríamos que fuera práctica, pero esto segundo es mucho más fácil de encontrar, creedme.

   Tronas de diseño con buenas opiniones había varias. La Ovo de Micuna o la Tripp Trapp de Stokke, nos gustaban bastante, pero al final optamos por la Bloom Fresco. Es una trona evolutiva (la mayoría lo son en mayor o menor rango de edad), es decir, se puede usar desde los 0 meses como hamaquita (con un complemento reductor) y hasta que el niño pueda sentarse solo, ya que se transforma en silla. Además de parecer muy cómoda, es segura, regulable en altura, con reposapiés, reclinable en varias posiciones, con giro de 360º, 2 bandejas desmontables…a nosotros nos encanta. Sólo le pongo una pega: la colchoneta no es lavable en lavadora, así que cuando se mancha, tienes que estar al loro con la toallita; pero si no dejas que la mancha seque, se mantiene bastante pulcra.

   Las tres tronas mencionadas son bastante caras desde mi punto de vista, pero como de todas estas cosas, hay mucho mercado de segunda mano, así que me puse una alerta en Google y cuando anunciaron el color que nos gustaba en la de Bloom, para casa que vino. Nos salió por 150 € y estaba prácticamente nueva.

   Este verano en casa de mis suegros, hemos estado usando otra trona; la que tenían allí es la Polly de Chicco. Lo cierto es que también cumple con su cometido con creces: es reclinable, regulable en altura, con una colchoneta bastante confortable (que además se puede meter en la lavadora), bandeja lavable a máquina…y de precio está bastante mejor; y no es que el diseño sea horrible, ni mucho menos, pero para nosotros la estética es un factor de bastante peso (las vueltas que dí para encontrar una silla de paseo que nos molara) y me estorbaría muchísimo en el salón; estaría todo el día sacándola y guardándola, y no es cuestión.

polly

   Por último, quería daros mi opinión sobre la trona de viaje que nos prestaron para ir a la playa. Se coloca sobre una silla normal, así que puedes llevártela de vacación o a donde quieras. Apenas ocupa espacio plegada y si la colocas sobre una silla pesada y estable no creo que de problemas, pero la verdad es que no la vimos demasiado segura. V ponía los pies en el borde de la mesa y se echaba hacia atrás con fuerza, y si la silla no hubiese pesado suficiente, podría haberse caído de espaldas. De hecho, si la volvemos a usar, será siempre con una pared detrás.

agata

   Me dan bastante más confianza este otro tipo de tronas de viaje. ¿Alguno de vosotros las ha probado? ¿Son seguras?