El nuevo pañal Dodot

Hace un año Dotot lanzó al mercado los Dodot Activity mejorados con 3 compartimentos donde el pipí se repartía uniformemente y el pañal dejaba de ir colgando entre las piernas del cachorro (esto tiene pinta de ser bastante incómodo). Todo aquello os lo conté en el post de pañales colgantes.

Recientemente, Dodot ha llevado a cabo un estudio sobre la paternidad, con unos resultados todavía muy alejados de la equidad en el reparto de tareas, pero esperanzadores, supongo, porque demuestran un gran avance en la implicación de los papás hombres en la crianza cachorril, comparado con generaciones anteriores (a poquito que hagan, vamos…). A día de hoy, según este estudio, el 65 % de los papás cambian pañales a diario. Vamos, una caca de porcentaje. Pienso ahora mismo en 10 hombres conocidos con hijos, y me parece muy fuerte que casi 4 de ellos no cambien pañales a diario; y digo yo que alguien se dedicará a esta tarea en ese hogar, no sé…en fin, que la cosa sigue muy chunga, amigas, pero a lo que vamos.

Pues para “celebrar” esos resultados, ha decidido incorporar la misma tecnología a sus pañales normales, los del paquete azul (ya sabéis que son bastante más baratos que los Activity) y gracias a Madresfera, hemos podido probarlos y daros nuestra opinión.

Mantengo todo lo dicho en el post de hace un año. Un pañal Dodot, no defrauda, eso es así, y es verdad, no cuelgan nada, por mucho pipí que acumulen. Y añado además,  que tienen unos neutralizadores de olor muy potentes, como bien explica la mamá que hay detrás de pulguiteando así jajaja:

Si tengo que ponerle algún pero es, que las tiras de pegar son tan resistentes, que si no estoy pendiente al abrochar de dejarlas en el medio del pañal, se le clavan a V en los muslitos, y eso no nos ha pasado con pañales de marca blanca.

Lo demás, todo perfecto, aguanta la noche entera bastante seco, el diseño es mono y no hemos tenido ninguna fuga. Aunque ya os contaba en esta comparativa pañalera, que desde que V empezó con la alimentación complementaria, no hemos vuelto a tener de eso.

pañales dodot.gif

Espero que el próximo estudio que haga Dodot sobre la paternidad tenga unas estadísticas que me gusten más (por favor, gente que manda, hagan algo) 😀

¡A cambiar pañales todos!

 

Pañales de tela II

   pañal1

   El tema de los pañales de tela ha variado un poco en casa debido sobre todo a que V tiene dermatitis desde que tenía  2 meses y medio. Además, como ya os conté en el post de pañales de hace un tiempo, las caquitas de un bebé lactante salen fenomenal bajo el grifo, pero a los 6 meses, V empezó con alimentación complementaria, y ahí la cosa cambia.

    Los pañales que compramos tenían algo de poliéster en la capa en contacto con la piel y lo primero que hay que hacer si tu bebé tiene dermatitis es pasar de ponerle cualquier tejido sintético. Nunca pensé que V fuera a tener la piel tan sensible, porque C y yo no tenemos ni hemos tenido dermatitis, pero según me comentó la profe de la guardería, cada vez les pasa a más niños, aún sin tener antecedentes en la familia. Por ejemplo, en clase de V son 8 bebés y 4 han tenido dermatitis.

    Tuvimos que comprar otra remesa de pañales. Esta vez fueron 10 de la marca Coolababy, con la capa interior de fibra de carbón de bambú. Los hay estampados y de colores lisos, y nos costaron 75 €. Son más caros, pero claro, si pudiera retroceder en el tiempo, compraría estos directamente, porque no sabes qué tipo de piel va a llevar puesta tu bebé y con los de tejidos naturales, aseguras.

pañal5

   Venían con un inserto de 2 capas, también de bambú, y además hemos aprovechado los insertos de los pañales anteriores, ya que aunque no sean 100% algodón, al ir montados en el interior del pañal, no están en contacto con su piel. Ponemos un inserto de fibra de 3 capas más uno de bambú de 2 capas y con eso aguanta seca 3-4 horas. También hemos aprovechado los antiguos pañales para meter a V en la piscina, en lugar de los de baño desechables (muy caros, por cierto). Por suerte no ha vuelto a tener problemas en la zona del pañal y la dermatitis prácticamente ha desaparecido de su cuerpecito, pero eso ya os lo contaré en otro post.

   El otro gran cambio en la rutina pañalera viene porque con la nueva textura y forma de los desechos, no puedes (ni aconsejo) meterlos bajo el grifo para enjuagarlos. La parte buena es que ya no hay que frotar. Con un trozo de papel higiénico coges al Señor Mojón y lo tiras por el WC. Nosotros aclaramos a continuación un poco el pañal si ha quedado alguna manchita, para que luego no se resista en la lavadora, y a la bolsa pañalera hasta la siguiente colada. Pero claro, el inconveniente es que no voy a pedirle a la profe de V que lleve a cabo esta operación. Y sinceramente, no me veo quitando mojón esparcido, que es lo que pasaría ahora si cerraras el pañal tras quitárselo al bebé.

   Así que para la guarde compramos desechables. Aún así, el ahorro en residuos y euros sigue siendo considerable y creo que es mejor esto que nada. Aquí y en foto de portada podéis ver intuír cómo queda el pañal  (pillar a V quieta empieza a resultar bastante complicado):

pañal2 pañal3

Y vosotros? Qué tal vuestra experiencia con pañales de tela?