Separarme de V

leia

   Antes de nacer V, yo iba de concierto casi cada semana y durante el embarazo, seguí haciéndolo a menudo cuando la situación lo permitía; incluso estuvimos en 3 festivales en varias fases de mi panza, muy de tranqui todo, entendedme, pero puede que sea la cosa que más me gusta hacer y a la que ni de coña voy a renunciar por la maternidad.

   Cuando V contaba con 20 días de vida, me fui a ver a Mercromina. Me costó horrores salir de casa como imaginareis, pero me compré la entrada 4 meses antes por eso mismo, para obligarme un poco y recordarme, que aunque la maternidad es una cosa muy molona, ir a la Joy a escuchar en directo a uno de mis grupos favoritos, puede ser igual de maravilloso (y a veces, necesario).

   Pero aún sabiendo que la teoría dice que es bueno para mí salir sin ella de vez en cuando, y que confirmo que en la práctica es bastante así, me cuesta infiniiiiiito dejarla. Es una de esas cosas que antes de ser madre no entendía muy bien que les pasara a otros padres. “Tan difícil no será”, pensaba, hasta que me ha tocado a mí. Y eso que la mayoría de las veces, la he dejado con su padre, que con quién va a estar mejor, pues con nadie, pero llego al metro y empiezo a pensar que lo mismo se pone a llorar y no hay tetita para calmarla, que se me ha olvidado decirle que ha comido carne en la escuela y que es mejor que cene pescado y un sin fin de chorradas que me da hasta vergüenza enumerar.

   Es verdad que yo tuve que dejar a V con 4 meses y medio en la guardería, porque me tenía que incorporar a trabajar. Era pequeñísima y fue muy duro, pero no había opciones, era algo que teníamos que hacer y lo llevamos como pudimos. Y aún así, o tal vez por eso, cuando la separación es elegida, me preocupo, la echo de menos y a veces, me siento algo culpable.

   La cosa es que me voy este fin de semana a Londres con mi hermana. Sólo voy a pasar la noche del sábado fuera, pero es la primera vez que me separo tantas horas de V y me entra algún mal que otro cuando lo pienso. Por un lado, estoy emocionada, me voy a hacer algo que nunca imaginé que se me fuera a lograr (ir a la convención de Star Wars ^_^ y con mi sista!)  pero entre unas cosas y otras, parto nerviosa.

   V sigue tomando pecho a las 16 h y después de cenar (y si se despierta por la noche). Ahora que vamos a la pisci desde la escuela directamente, se le olvida por completo y sólo mama para irse a dormir, pero ahí le tengo que dar si o sí, porque aquello empieza a molestar-doler bastante. Así que en la maletilla, junto a mi disfraz de Rey, va el extractor de leche, ese desagradable gadget del que creí haberme despedido para siempre. Y es que, claro, la alternativa a sacarme leche en el hotel antes de ir a la convención, es pasarme el día incomodísima y con miedo de llevar sendos manchurrones cuando me haga la foto con Carrie Fisher XDD

   Los otros miedos son los de siempre: que me eche mucho de menos, echarla mucho de menos, que me necesite y no estar a su lado, yo qué sé. A veces se cae al suelo, se hace daño y solo quiere ir con su padre, pero otras veces, únicamente encuentra consuelo conmigo.

   Pero bueno, supongo que es la vida, sin más, así que intentaré disfrutarlo todo mucho.

   Que la fuerza os acompañe!

Ropa premamá

   preñi2

   Encontrar ropa bonita y barata para lucir embarazo no me resultó tarea fácil. Teniendo en cuenta que los 2 primeros meses puedes seguir usando todo tu armario, gastar mucho dinero en prendas que sólo llevarás 6 meses y medio aproximadamente, es un poco tontería. Tirar de gentes cercanas que hayan estado embarazadas es una buena opción para empezar, aunque claro, las modas cambian muy rápido y para gustos, los colores.

   Yo sobre todo quería cosas cómodas. Tuve tantas molestias durante casi todo el embarazo que no quería ver cerca de mí ninguna prenda ligeramente ajustada.

   Supongo que conoceréis la tienda Asos y su línea Maternity. En la parte de outlet se pueden encontrar precios maravillasos. Ropa bonita y de relativa calidad a muy buen precio.

   Otros sitios donde encontré cosas super apañadas fueron Kiabi y H&M. Nunca había comprado nada en la primera pero tengo que decir que me ha sorprendido gratamente. Los sujetadores de lactancia son bonitos y cómodos, y después he comprado bastantes cosas para V y por el momento no se han desintegrado (ni siquiera tienen bolitas). En cuanto a H&M, esperaba más variedad y más gusto, no sé. Las camisetas de lactancia/premamá serán muy cómodas, pero a mí me quedaban regular. Bueno, por lo que estoy viendo, parece que esta temporada se han esmerado un poco más, pero sigue sin haber mucho donde elegir.

   La ropa interior para embarazadas no es muy bonita. Yo no me compré braguitas de premamá porque me parecían el anti todo y demasiado caras para el uso que les iba a dar (sí, soy un poco rata). Lo que hice fue comprar ropa interior de algodón de cintura bajita y tan a gusto. En cuanto a los sujetadores, uf, es complicado. Me los compré de lactancia para poder usarlos más allá del embarazo pero cometí el error de coger el primero con aros. MAL. Cuando llega la leche, aquello necesita espacio y cualquier cosa molesta.

   El tema es que hasta que inventen un tejido agradable que se expanda y encoja sin perder elasticidad, tienes que apañarte con lo que hay. Es decir, o te sobra tela por todos lados y a ratos la rellenas, o vas más sujeta pero en las subidas de leche te tienes que desabrochar. Oysho, Kiabi y Vertbaudet tienen cosas bonitas para vestirte por dentro.

   Por otra parte, siempre puedes encontrar prendas de no embarazo en tus tiendas de siempre, solo hay que elegir corte y talla adecuados a tu nueva redondez y listo. Yo además, intenté aprovechar muchas de las camisetas, camisas y jerséis amplios que tenía en el armario; y por esas cosas de la vida, mi hermana pequeña tenía un montón de vestidos y blusas de corte debajo del pecho, que me prestó unos meses amablemente.

   En cuanto a ir a la piscina o la playa, yo utilicé los biquinis que tenía, sobre todo los de braguita anudada, por razones obvias. Pero se pueden encontrar bikinis y bañadores o tankinis (por si quieres llevar la tripa cubierta) muy chulos en Vertbaudet, Asos, Dolores Cortés, ShopMami (este finde con 10% de descuento),..no os puedo decir si son cómodos o no, porque no tengo ni idea; yo soy más de biquini, eso sí, a la sombra y protección 50 (muy importante cuidar la piel y más durante el embarazo).

   Yo di a luz en octubre y con el calor madrileño cuanta menos ropa mejor, así que lo que más me puse fueron unos jeggings negros de Asos Maternity, vestidos amplios como el de la foto, de Top Shop, una minifalda tubo de algodón talla L que me compré en una tienda Casa por 1,95 € (lo vendían como pareo playero creo recordar), unas bermudas lisas de Brandy Melville con  un elástico muy suave en la cintura y un peto vaquero de Aliexpress.

preñi4 preñi5 preñi3 preñi1

   Vamos, que no hace falta gastarse un pastizal para intentar estar guapa y embarazada a la vez.

(Fotos por Estefi Fer, Carlos Mun y Rebeca Cárdenas)