Lo TIPIco

tipi

   Me encantan las casitas, tiendas, tipis y demás cosas que plagan pinterest para que los niños puedan meterse dentro a jugar. No he podido evitarlo. He intentado resistirme porque creo que está más visto que el tebeo, pero al final, tengo tipi.

   Durante un tiempo abandoné la idea dado el tamaño de estos inventos. No es que tengas que tener un pedazo de salón, pero sí una estancia un poquito amplia. Si nosotros hubiéramos metido aquí algo tipo esto, tendríamos que haber quitado la mesa donde desayunamos, comemos, cenamos, hacemos manualidades…(que además es la misma desde donde estoy escribiendo ahora mismo) y no era plan.

     El destino quiso que buscara cual loquis por toda la internet algo que nos cuadrara hasta que un día me encontré con Nonotu. Miré las medidas, saqué el metro del costurero, le enseñé a C más o menos el rincón que ocuparía y hala, para casa.

   Es muuuuuy mono. Recogidito, lavable en la lavadora, plegable, fácil de montar y desmontar, y V lo usa un montón. Se mete y juega con nosotros a cucutrás hasta el infinito o se mete con Nenuqui y la tapa, la destapa, le da agua, baila…nos gusta mucho!

20160306_18164620160306_18165020160306_18165420160306_18165720160306_18170920160306_18165420160306_18165720160306_181646

   También estuve ojeando estos, que tampoco son muy grandes (95 x 95 cm de base) aunque algo más caros.  Así que ya sabes, si tienes mucho antojo y un salón no demasiado grande, que sepas que existen tipis para todos los hogares.

La habitación de V

   Lo primero que compramos para la habitación de V, fueron un armario y unas estanterías. Necesitabamos almacenaje extra para sus cosas y teniendo en cuenta que los abrigos de invierno de C y míos estaban en un Aneboda en su habitación, pensamos en algo grandecito para que cupiese todo. Vendimos el Aneboda en Pikeando y compramos este armario tan bonito y económico de Ikea (lo estoy buscando en la web pero por lo visto ya no lo venden) y estas baldas, que en principio las venden como para la cocina, pero estantería, porque quedan bastante bien, verdad? Además tienen unos ganchitos donde puedes ir colgando cosas.

 Armario:                                                                             Estantes:

20150430_16453120150430_171550

Cómoda:

   Mi cuñada nos prestó la suya :). Es de la marca Micuna y lleva bañera y cambiador en la parte superior y una cajonera en la inferior. Como el color azul de cambiador y cajón inferior no me cuadraba, cogí un retal de tela que compré para unas cortinas que nunca cosí y lo forré.

cómoda azulcómoda forrada 1

   Desatornillé los tiradores del último cajón, tensé bien la tela y ayudándome de una tapizadora (es como una grapadora pero más pro), la sujeté al cajón por dentro; así mi cuñada, si quiere, podrá devolverla a su estado original facilmente. La funda para el cambiador lleva una goma para que ajuste mejor a la colchoneta; y los lacitos rojos de cuadros vichy están hechos con una cinta de tela de Tiger.

habita

   Junto al cambiador hay una mesita baja donde tenemos todo lo imprescindible para el aseo de V. Cuando tienes al bebé en el cambiador una mano siempre está ocupada sujetándolo, así que es mejor ponértelo fácil.

Alfombra:

   Yo compré ésta tan bonita en Westwing. Es muy suave y se puede meter en la lavadora (qué cosa más importante cuando tienes bebé y/o perro). Podéis ver a V campando a sus anchas por ella aquí.

Complementos:

   El cesto de rayas para guardar los juguetes es de esta tienda y el de guardar las toallas es un macetero de Ikea. La bolsa para la colada es un regalo de unos amigos y es de Textura, y la rata es de Ikea.

20150430_164733
El móvil de pajaritos, regalo de su tia, es de Djeco y está colocado sobre el hueco donde irá la cuna más adelante (de momento está en nuestra habitación). Las cortinas y la lámpara de la mesa baja son de Ikea y el Oso Amoroso fue rescatado en un rastro. 20150430_164944

   Los corazones de tela son ambientadores de Zara Home y los banderines los compramos en un puesto en el Mercado Central de Diseño, pero no consigo acordarme del nombre de los creadores. Elegías número y color de los banderines y los serigrafiaban en el momento con las letras que quisieras.

   Os habéis vuelto muy loquis decorando las de vuestros vástagos? Yo aún voy comprando cositas para la de V, no puedo evitarlo, que dejen de hacer las cosas tan bonitas! jajaja