Bebé y mochila

porteo2

   Ayer fue uno de esos días de lluvia en los que hubiese necesitado tener 6 brazos para llevar sillita, perro, paraguas, abrir puertas y maleteros, y recoger desechos caninos; y todo esto sin dejar nada de lo anterior en el suelo.

   Como ya os expliqué en este post, me encanta portear. Sigo usando el fular elástico bastante más que la mochila porque me resulta más rápido de poner y por las mañanas vamos voladas a la guardería. Seguro que con un poco de práctica conseguiré colocarla en la mochila igual de rápido, pero primero tendría que abrigarla, mientras que con el pañuelo, nos apañamos las 2 con mi abrigo.

   Pero claro, V cada vez pesa más, y la mochila reparte el peso mejor que el fular porque entre otras cosas, lleva refuerzos en hombros y cadera. Además, en trayectos largos, el pañuelo cede un poco y el bebé va bajando de su posición correcta.

   Si estáis pensando en comprar una mochila, lo más importante es que sea ergonómica. Hay bastante escrito sobre las maldades de las mochilas colgonas (en este post explican muy bien la diferencia), incluso he leído por ahí que son el demonio; pero aún obviando lo leído y tirando de sentido común, lo cierto es que desde fuera, parecen mucho más incómodas que las ergonómicas, tanto para el bebé como para el porteador.

portabebes-ergonomico

   Resulta extraño que una marca como Babybjorn te venda esta hamaca (que nos encanta) con argumentos del tipo “gracias a su diseño ergonómico respeta la posición natural del bebé: espalda curvada, piernas flexionadas” y después pase de todo y fabrique esta mochila tan regulera. Pero bueno, como suelo decir, no porque un producto sea para bebés tiene por qué ser bueno para el bebé, al menos, con la normativa vigente.

   A nosotros nos prestaron la Manduca, que es a tope de ergonómica, cómoda, fácil de poner y quitar, y se puede usar desde recién nacido hasta que el bebé pese 20 kg (si es que puedes con eso, claro). En cuanto al diseño es normal, pero aún no he visto una mochila porta bebés que me encante estéticamente. Lo que sí que encontré hace poco fueron unos cobertores chulísimos para la mochila. Los hace esta mujer, y aunque no los tiene en la web, puedes ponerte en contacto con ella y pedirle que te envíe fotos de los diseños por email.

   Y aquí os dejo otro artículo sobre mochilas ergonómicas donde aparecen varios modelos de diferentes precios y diseños, para que podáis echar un vistazo.

   Qué pensáis del porteo? Al principio puede parecer un poco engorroso el tema de meter y sacar al bebé, pero a nosotros nos ha sido de infinita ayuda en numerosas ocasiones.

 

Foto: Rebeca Cárdenas

 

Porteo

cangu2   Yo sólo puedo hablaros del porteo con fular elástico, porque es el que nos regalaron a nosotros. Creo que es realmente práctico y le estamos dando muchísimo uso.

   El papá de V trabaja fuera al menos 2 días a la semana, y salir a hacer recados o pasear al perro con el capazo me parecía un tremendo tostón (y si llueve, la cosa ya pasa a nivel experto); y  eso que se supone que mi cochecito es de los más manejables del mercado. A lo mejor vosotros os apañáis fenomenal, pero no es mi caso, por lo que a mí, me ha parecido El Invento.

   El nuestro es de la marca Boba Wrap y nuevo cuesta entre 40 y 50 € (el de 50 € es de algodón orgánico), aunque hay bastante mercado de 2ª mano y en wallapop, por ej., lo podéis encontrar por 20-25 €. Es lavable a máquina.

   Creo que es mejor que un porteo de tela normal (sin haber probado éste, ya os digo), porque puedes meter y sacar al bebé con el fular anudado y eso te da mucha seguridad, sobre todo si eres torpe como yo XDD. Este vídeo explica muy bien el nudo básico y 2 posiciones en las que el bebé va a gustísimo. En este caso es un bebé de un mes, pero con otros anudados, podéis usar el porteo con niños bien grandecitos.

   Nos gusta más que la mochila porque no te hace falta abrigar al bebé, lo metes en el fular con la cabecita cubierta (con el propio pañuelo o un gorrito, dependiendo del frío que haga fuera) y te pones el abrigo de porteo.  Vais los 2 tan calentitos y cuando llegáis a un sitio, no tienes que quitarte el fular ni al bebé para poder desabrigarte. Además, al ir tan pegado a ti, “pesa menos”, cosa que agradecen mucho el papá de V y sus problemas de espalda.

   Pero ahí está también la desventaja que le veo yo: hay que comprar un abrigo para portear y yo no he encontrado nada económico (ni demasiado bonito). Os dejo aquí un enlace con algunas soluciones bastante prácticas para el porteo en invierno.

   Por suerte, yo tenía este abrigo en el armario y nos ha ido perfecto 🙂

abrigo

   Cuando voy con la silla también lo llevo en la cesta. Así, si V se cansa de ir en el cochecito, la porteo un rato y tan contenta.

porteo

V y yo de exposición

PD: no había pensado en ello, pero hoy el ascensor de mi comunidad estaba estropeado y sin el porteo habría sido casi imposible salir de casa; porque ¿cómo bajas el cochecito 4 pisos sin dejar al bebé sólo?, y luego deja la silla en el portal, sube bebé en mano (si es que has podido hacer el paso previo) y coge al perro. Y a la vuelta del paseo otra vez. Quita, quita.

(Foto por Ana Rosa González)