Noa se duerme sola

Es el último libro que nos ha llegado desde Boolino. Cuando vi el título, pensé que nos iba a venir guay teniendo en cuenta los días que se avecinaban. Os pongo en antecedentes.

En marzo, más o menos, decidimos pasar a V a su habitación (nos despertábamos todos mucho juntos y decidimos probar a dormir con tabique de por medio), así que le encargué una camita preciosa a Picarazán, para adornar un poco la salida de la cohabitación. La chica que hace estas casitas tenía un montón de pedidos y lista de espera de un mes, pero como nosotros ya habíamos tomado la decisión y nos había costado tela, pues colchón de cuna al suelo y sábanas bonitas nos parecieron cosas suficiente para hacer la transición.

Y ahí sigue desde entonces, o se despierta mucho menos, o se despierta y se vuelve a dormir, pero oye, que las añoradas dormidas del tirón han vuelto a nuestro hogaaaar! A ver, más o menos un tercio de los días se viene a nuestra cama, jajaja, pero el resto dormimos toda la noche, y nos parece más que bastante =)))))

Sé que hay mapás más rígidos con los colamientos de hijos en cama conyugal, pero no es nuestro caso y nos va bien así. Si lo piensas un poco, despertarte con 2 años y medio sola en una habitación, no mola nada, pero si sabes que justo al lado están mamá y papá siempre dispuestos a hacerte un hueco, la cosa mejora, ¿no?

Bueno, al lío, que yo he venido aquí a hablar de mi libro. La segunda quincena de julio, V y papá de V se mudaban a casa abuelil, porque me daba pensarla dejarla en Madrid todo julio, sin sensación ninguna de vacación. Allí va a una ludoteca por las mañanas y luego tras hacer la siesta en casa, tiene tooooda la tarde para disfrutar de campo, pisci y primos. La maravilla.

Pero claro, hemos estado temiendo el momento irse a dormir sin tetita, durante un mes antes, por lo menos jajaja. Y es que V viene haciendo una toma somnífera después de cenar que consigue que en un minuto aprox. nosotros empecemos a tener vida parejil sin tener que pasar por rituales ni movidas varias que me cuentan otros mapás, donde además, normalmente es la mamá el humano más requerido para llevarlos a cabo.

Y aquí entra en acción el libro nuevo. Se lo empezamos a leer entre la cena y la teta, para que lo fuera relacionando con el momento de irse a dormir.  Trata de una niña que no se quiere acostar y les va proponiendo actividades cero relajantes a sus progenitores, a los que ellos responden pacientes con otras más propias de los momentos previos al sueño.

Las ilustraciones son muy bonitas, tienen mascotilla y al final Noa se duerme, pero sola sola, no jajaja. Eso sí, el cuento es super tierno y viene guay para enseñarle al vástago que hay determinadas actividades que no se pueden hacer en ese momento del día, tipo saltar encima de mapá, ir al parque (en realidad V dijo Pandoras, pero no sé si servicios sociales tendría algo que objetar) o comerse un helado. Es complicado convencer a un niño de que se acueste teniendo tantas cosas guays que hacer. ¿Quién no se ha quedado de fies aún sabiendo que al día siguiente había que madrugar? Y de poco le sirve a V que le recuerde cómo se le ha caído la cabeza encima de la sopa o los guisantes en varias ocasiones…pero claro, hay que lograrlo de algún modo, y aquí cada uno se busca la vida como puede.

Yo pensaba (soñar es gratis) que “Noa se duerme sola” nos iba a dar la clave para saltarme todas esas cosas de las que os hablaba: cuento, masaje, canción, hacer como que te duermes con el cachorro…pfff, y es que me de muchísima pereza el tema; a esas horas nos quedan una o dos barritas de paciencia y/o energía, y por lo que veo alrededor, generalmente ocurre parecido en el resto de hogares con descendencia.

Así que aquí vamos a seguir con la tetita hasta donde lleguemos. Y, aunque otro miedo que tenía era que se me retirara del todo la leche, no ha sido así (hemos estado 4 noches sin vernos), así que fenomenal.

Deciros también que V se ha quedado dormida todos los días nada más cenar sin cuento ni buenas noches ni nada, porque aquí no para y llega a la noche agotada, así que tanto agobio para nada (como con tantas otras cosas).

Hacía casi un mes que no actualizaba, que he estado a tope de vivir (y de trabajar, para qué engañaros), y se me han acumulado 12 borradores :O, así que espero volver pronto. Os dejo unas fotos de la cama de Picarazán, que es chulísima.

Muaaaa

 

2 comentarios en “Noa se duerme sola

  1. Picarazan dijo:

    Mil gracias bonita!!! Espero que os haya ayudado la cama…. por aquí en casa del herrero cuchillo de palo… la cama no sustituye a la Teta ! Pero bueno, seguiremos trabajando en ello…Me apunto el libro, un besazo!!

Comenta, comenta