¿Nos planteamos un segundo hijo?

primeros pasos

Tuve un embarazo y postparto reguleros, y durante muchos meses la sola idea de gestar otra vez, me provocaba urticaria; después pasé por fase “quiero otro pero ojalá me lo dieran hecho”, y ahora ya llevo una temporada pensando que podría tener un segundo embarazo y parto de los buenos, ¿quién sabe? (qué manera de autoconvencerse).

La cosa es que a pesar de estar animados con la idea de la bimapaternidad, cambio de opinión a menudo, sobre todo cuando veo/oigo/me cuentan algunas situaciones que, probablemente, se verán mucho peor desde fuera que desde dentro, pero que me afectan inevitablemente: una pareja superada por unos hijos que no dejan de molestar al resto de comensales en un restaurante, una vacación que unos mapás llevaban planeando meses con toda la ilusión del mundo, arruinada por 2 hermanos que no han dejado de discutir ni un momento, un comentario sobre la falta de tiempo vital que conlleva tener 2 hijos, los problemas de logística cuando uno cae enfermo (que suele significar que el otro también), relaciones de pareja resentidas, etc.

En general los mensajes de los bipadres son positivos (cuando vienen de ellos mismos, porque la apreciación de la humanidad ajena, suele ser otra), pero hoy, sin ir más lejos, un mapá de la escuela de V (que considero colegui), al que comenté la posibilidad de procrear de nuevo, me respondió que él no me iba a decir que adelantequeestoeslomasmaravillosodelmundo, no, él me iba a decir, que la mayor parte del tiempo mola, pero que tener un hijo no es tener 3 (en su 2º embarazo vinieron mellis), y que él había dejado de hacer todas sus cosas favoritas con la tripaternidad.

Antes de nada, quiero decir que este comentario está cargado de buenas intenciones, F solo quiso ser sincero, y obviamente, los hijos, no estaban presentes. Le encantan sus vástagos, y cuando los mira se le cae la baba, pero quizá, si pudiera volver atrás en el tiempo, se habría plantado en el primogénito.

Puede que sea muy mala época para ellos, porque los peques aún son muy peques…o quizá no, quizá lo piensa y lo pensará, no lo sé, no tengo ni idea de lo que es tener 3. Mi sensación general es que los hijos te anulan un poco, porque dependen de ti para muchas cosas, y para el resto, simplemente, prefieren hacerlas contigo, y claro, no duermen tantas horas como para dejarte vivir todo lo que quieres. Pero también creo que es algo temporal, y que ninguna etapa es para siempre, ni las malas, ni las buenas.

A mí me funcionó mucho este pensamiento cuando por ejemplo, V se despertaba 6 o 7 veces a lo largo de la noche, o cuando no podía dejarla ni un segundo con humanos desconocidos, o cuando hemos atravesado alguna mala época con la lactancia, e incluso me ayudó durante el infiernito del postparto. Todo eso ya ha pasado, y en realidad, ha ocurrido durante tan poco tiempo, que ha ido perdiendo importancia con los días. Pero insisto, solo tengo un cachorro, y aquí somos 2 mapás.

El caso es, que teniendo en cuenta que de la falta de tiempo es precisamente de lo que más me quejo desde que V está en nuestras vidas, y que hace cosa de mes y medio que he recuperado algunos de mis “vicios” (VEO SERIES Y LEO POR LAS NOCHES), pues entra la pereza, claro…y así estoy, cambiando de idea todo el rato.

No me pasó nada de esto cuando quise convertirme en primípara. Yo era de las que no quería tener hijos, así que cuando empezó a apetecerme (y antes de comunicar este hecho a C, prudentemente), me puse a analizar la situación, teniendo presentes todas las mierdas de la maternidad que pude recopilar, y oye, ¡que me siguió apeteciendo! Quiero decir, que desde mi punto de vista, hay suficiente información como para no sentirse engañado, ni decir que te han vendido la maternidad como un estado vital idílico y maravilloso (eso sí, hay que buscarla, no viene a ti como el catálogo de Ikea). Creo que eso puede pasarte si ves solo anuncios de Nenuco, por ejemplo (odio que ya no se acentúe el “solo” en ningún caso, porque en esta frase podría dar lugar a confusión, no me digas que no..). De hecho, yo he tenido casi siempre la sensación contraria, e incluso participé en una sección sobre maternidad positiva en el blog de Mamá se escribe con K, porque me parecía que ya había demasiado mensaje negativo, ¡flipa!

También te digo que en esto, como en casi todo, no se puede generalizar. No es lo mismo, un bebé muy tranquilo con un mapá super pragmático, que todo lo contrario. Incluso algo mucho más normal: un bebé puede tener una etapa de alta demanda y pillarte a tí hasta el orto de todo, y ahí, probablemente te arrepientas 7 veces de haber engendrado.

Pues así, que ni idea…

 

13 comentarios en “¿Nos planteamos un segundo hijo?

  1. jaja bueno, yo creo que planteárselo es el primer paso para hacerlo jeje Pichí se ha portado siempre tan bien y ha sido tan fácil que nos hemos animado pronto aunque reconozco que, como tú dices, yo estoy muy cómoda ahora también con mi/su siesta, su/mi independencia… pero bueno, como dices, pasa rápido, y es ahora o nunca!! Tú sigue pensándotelo y lo que os apetezca, está claro!! Un besote!!

    • Me doy cuenta leyéndote de que, si al final tenemos 2º cachorro, cuando tú estés recuperando el tiempo para tí, yo estaré a tope de todo lo contrario ajajajaja por eso a veces es mejor no pensárselo tanto, está claro. Por eso y porque soy de la generación del 78, hazte cargo. Estoy de acuerdo contigo en que tener un primer bebé majete anima mucho más, pero también me parece a menudo, una cuestión de actitud ¡Viva tu bimaternidad! (ais, ahora mismo me apetece tu estado, ¿ves? X*DDD)

  2. Madre mía, me acabo de pasar por aquí porque hacía mucho que no lo hacía y me he quedado un poco pillada porque hace tiempo que quiero publicar exactamente la misma entrada. Ando totalmente igual y quería reflejarlo por aquí…
    Me alegra ver que no soy la única indecisa en el mundo… jajjaa
    Espero que os aclaréis pronto, en nuestro cosa no parece que vayamos hacia un punto ni hacia otro, ya te contaré…

  3. Pues yo estoy buscando a #2 como si no hubiera un mañana porque prefiero no empezar a recuperar mi vida y que me de pereza (que es lo que le pasó a mi madre). Eso si, como nos pasó con Habi, no llega. XD. Así somos los hobbitos de bien: lentorros!

    • Estaba convencida de haber respondido este comentario, pero se ha debido de ir al garete con la migración del blog (como otras muchas cosas y tal). La cosa es que ya estáis preñis!, así que esta vez no fue tan tan lento XD Enhorabuenísima, onemoretime :***D

  4. Y yo qué te voy a decir que no sepas…no soy de mucho pensar las cosas, en más de una ocasión debería haber tirado de lista de pros y contras en lugar de haberme tirado a la piscina así, sin red. SOLO te diré dos cosas:

    1.-Añade, como factor a valorar, lo que representaría para V tener un/a hermanito/a, en ocasiones eso ayuda a decidir.

    2.-Me he quedado loca al enterarme de que solo ya nunca se acentúa! y eso sí me parece fatal!…jajajaja.

  5. Pues nosotros estamos sumergidos ahora en la bima/paternidad y qué decir con dos bebés que se llevan 16 meses… que hemos llorado mucho y ha habido (y hay) momentos de verdadero caos y ganas de coger la puerta y salir por patas. Después piensas que cuando pase todo te alegrarás porque los hermanos crecerán juntos y con una relación chula (o eso esperas) y no tendrás que volver a empezar de 0 porque los dos van creciendo a la vez (y van cerrando etapas). En mi balance esta locura compensa, pero que es durísimo y no se puede negar. Ahora me doy cuenta de lo fácil que era la vida con uno!

    • Pues fíjate que has dicho una palabra que resume guay el tema: compensa. Y es que en general yo creo que es así, pero que si los momentos en los que no (aunque en mi caso también son muy puntuales), suceden demasiado, pues el humano tiene una paciencia finita y se harta XDD Como ya he dicho en un comentario antes, creo que la actitud es fundamental y la tuya, mola ;**)

  6. Laura dijo:

    Ser madre ya cambia tu vida y tu forma de hacer y de ver. Lo que sientes hacia un hijo es único y si son dos igual.
    Desde mi experiencia la bi-maternidad, es dura y cansada pero también es amor, pasión, risas, sonrisas, complicidad,…tantas cosas buenas!!!
    Creo que una vez que te has subido al carro de ser madre…cuantos más mejor….jajajaj
    Te lo dice una “tri-madre frustrada” pq el segundo me ha quitado las ganas…jejejeje …aunque no del todo eh!

    • Jajja creo que en general tiene más ventajas que desventajas, aunque cada situación es diferente, claro…yo a por los 3 ya ni de coña, por pasamiento de arroz lo primero jjajaa gracias por pasarte y por tu opinión de bimadre (por ahora ;P)

  7. He llegado a tu blog saltando de uno a otro y ¡ME HA ENCANTADO!

    Con tu permiso, te sigo 😉

    La bimaternidad no es un camino de rosas, te lo dice alguien que tuvo a su primer retoño en 2015 y ha repetido en 2016. El caos es na constante peeero es la mejor decisión que he tomado en mi vida. Y te diré que, aún con dos (el peque tiene ahora 7 meses) sigo teniendo mis “vicios” como tu dices: ver una serie por las noches, leer…
    Pero estas decisiones son muy personales. Yo lo tuve claro desde el principio, “seguiditos que así no hay dolor” jejeje

    • Los que los tenéis seguidos sois muy valientes! Veo bipadres en los columpios bizcos de tener un ojo en cada hijo y flipo jajaja Pero quizá sea mejor hacerlo así, no lo seeeeee…aunque ya llevo unos días seguidos levantándome de que sí, en vez de de que no XDD Gracias por pasarte, por seguirme, y por comentar, claro! Yo me dispongo a cotillear lo tuyo 😉

Comenta, comenta