Un cuento sobre medicamentos

FVMPHOTO_125.jpg

   El mes pasado, gracias a Madresfera, pude asistir a la presentación de un cuento infantil para acercar a los niños el desarrollo de los medicamentos y sus utilidades: El sueño mágico de Shamán. 

“La historia transcurre en un profundo rincón del Amazonas donde viven los protagonistas de este cuento: Shamán y su abuelo el Gran Hechicero, quien transmite al pequeño la necesidad de respetar la naturaleza como fuente de potenciales terapias para aliviar o curar enfermedades. El hechicero enseña a su nieto el origen de los medicamentos y, sumidos en un profundo sueño, recorren los descubrimientos médicos de egipcios, griegos y persas e incluso aparecen personajes tan relevantes como Hipócrates, Galeno o Avicena. Además, Shamán entabla una entrañable amistad con dos científicos, Lip Sulllivan y Tristán Valles, quienes le muestran las innovadoras terapias que ha hecho posible la ciencia moderna.”

   Durante la presentación, Silvia Álava, psicóloga y experta en inteligencia emocional, compartió con nosotros unas pautas para facilitar la administración de medicamentos a los hijos, dependiendo de su edad; algo que, como todos sabemos, no siempre es fácil.

    Está claro que de poco va a servir que le expliques a un bebé para qué le das una medicina, pero puedes intentar estar tranquilo a la hora de dársela y transmitirle seguridad, que ya sabéis que los bebés son muy sensibles a nuestros estados de ánimo. Señaló también, que con niños más mayores, con los que ya puedes razonar, explicárselo va a facilitarte mucho la tarea.

   Yo soy de esos mapás que piensan que es infinito mejor explicar que engañar, sobre todo cuando quieres conseguir algo del cachorro. Por ejemplo, el otro día vinieron unos amigos de V a jugar a casa y en algún momento empezaron a pelearse por un juguete. Yo no intenté despistar a V, ni obligarle a nada, por supuesto, sólo me agaché a explicarle que sí, que el juguete era suyo y que podía no compartirlo, pero que en ese caso, probablemente  a O no le apetecería venir otro día a jugar con ella. Cambio de actitud instantáneo, y os aseguro que nos pasa esto muy a menudo; es sorprendente (y una gozada) cómo un ser de 2 años y poco, entiende tanto.

   Vale, con los medicamentos no es tan fácil. Yo le intento explicar a V que si se toma algo, se encontrará mejor, y que entonces, podremos ir a los columpios, por ejemplo, pero si aquello sabe a rayos, se le olvida rápido la parte buena de la historia..aunque mantengo que es mejor explicárselo que intentar engañarla para que se lo tome.

    Seguro que leer este cuento con los cahorros, como apoyo a las explicaciones, hará el tema más ameno e interesante, así que os dejo el enlace donde se encuentra disponible de foma gratuita, tanto para verlo online, como para descarga.

FVMPHOTO_075.jpg

¡Que lo disfrutéis!

Comenta, comenta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.