First teeth

   first_teeth.png

   Que levante la mano el que no haya tenido miedo de la salida dentil de sus cachorros…Dicen que duele muchísimo y que si nos pasara de adultos, haríamos dramas jajaa, así que claro, cuando empieza a rondar la edad de salida del primer diente (que es tremendamente variable), el rato que tiene llanto inconsolable te viene directamente a la cabeza un “son los dientes, seguro”.

   La cosa es que con V nos costaba bastante diferenciar su llanto de dientes de uno de gases, por ejemplo. De repente pasaba una tarde regulera de lloros de razón desconocida y a los 2 días aparecían 2 paletos preciosos asomados a su encía.

   Otras veces era más evidente: se le veían las encías rojitas e inflamadas y se llevaba cualquier cosa a la boca para aliviarse…y ahí también se quejaba, claro, pobrecita.

   Mi pediatra de entonces es bastante amiga de la homeopatía. Ella nos recomendó Colikind para los cólicos, aunque lo usamos muy poquito porque V no tuvo demasiados problemas…creo, porque insisto en que es difícil a veces identificar el origen de un llanto en un bebé tan pequeño, es cuestión de ir probando: cuando V lloraba, y estaba limpia y no quería tetita, deducíamos que o bien eran gases o bien eran dientes (siempre que no tuviera catarro o algo así, más sintomático). Lo cierto es que la tetita lo calma prácticamente todo: una caída, un susto, sed, ganas de mimos, malestar febril…

   Pues bien, fue mi pedriatra la que nos habló de Chamodent, un medicamento homeopático, de mama natura, que ayuda a aliviar los síntomas en la salida de los dientes en los cachorros. A nosotros nos ha ido estupendamente, lo hemos usado cada vez que asomaba una pieza nueva (una vez hasta 3 a la vez) o cualquier síntoma de los que os he comentado. Disuelves un comprimido en un poquito de agua y se lo das con una cucharilla, y de verdad que lo notamos enseguida.

   Estuvimos un tiempo sin dientes nuevos, pero justo después de su cumpleaños (cumplió 2 en octubre) V ha tenido otra vez “pupa” al comer algunos alimentos, y mano en boca (ratos largos, a veces hasta le daban arcadas de la ansiedad con la que se metía la manita), supongo que para aliviar esa “pupa”.

   Y claro, cuando me ofrecieron probar Chamogel, que también es de mama natura, no lo dudé ni un momento. Es un producto para calmar y cuidar las encías durante la erupción de los dientes, se puede usar desde 0 meses, y nos han pedido valorar del 1 al 5 los siguientes aspectos:

Eficacia: No sé si le alivia mucho o poco, pero después de aplicárselo deja de meterse las manos en la boca un rato.

Textura: Un 5. Es un gel suave y ligero, semitransparente, que se extiende con facilidad.

Sabor: Un 3. No sabe mal, pero no me sabe a nada conocido, es extraño..a V no le gusta, pero es que a V no le gusta nada que no vaya a comer/beber ella por decisión propia.

Presentación: Un 5. Viene en un tubito de 10 gr, que cabe en el bolso más pequeño.

Modo de aplicación: Un 4. Me resulta más cómodo que el Chamodent, pero creo que sería más fácil con un bebé más pequeño…a V le parece cuanto menos, raro, que le meta el dedo en la boca jaja así que lo de masajear las encías, no me da ni opción, sobre todo porque en este punto, donde las tiene inflamadas es en la parte posterior de la boca..

   Aunque no es homeopático como sus primos, es un producto natural, y yo,  en la medida de lo posible, siempre prefiero este tipo de medicamentos para V. Otro día os cuento mis intentos de evitar por todos los medios administrarle a V corticoides para su dermatitis.

   ¿Lo recomiendo? Sí. Mal no le va a hacer, y si os funciona, esas horas de alivio y sueño que os lleváis todos.

Caballo, Yegua, Friese, Reír, Bostezo, Diente, Retrato

Dienteeeeeees!

3 comentarios en “First teeth

  1. Nuestro pediatra no es amigo de estas cosas, pero, en su día, para los cólicos, nos dijo que si queríamos darle Colikind, que se lo diéramos. En su opinión, y por sus conocimientos/experiencia, era sólo un “problema” maduratiivo que se solucionaría con el tiempo. Saaaaanta razón tenía el hombre. Un gasto tonto es lo que conseguimos con el Colikind.

    Para los dientes, nos dijo lo mismo. Es más, nos advirtió de que con estos geles/cremas, se endurece la encía y al final, el diente encuentra más resistencia para salir -por lo que incluso se hace más molesto para el bebé-. Garcias a los dioses del Olimpo, al pichón, nunca le dieron síntomas de dolor/molestia la salida de dientes.

    Estos productos no dejan de ser agua con azucar 🙁
    http://www.bebesymas.com/salud-infantil/llora-porque-le-duelen-los-dientes-por-que-no-debes-darle-chamodent
    Pero si os parece bien y el “efecto placebo” funciona, perfect!

    Saludos!

  2. A mí me ha pasado al revés. Creía algo y ahora no me lo creo jijiji. Se supone que con esto se calman porque es azúcar y les mola (lógico!). Por ejemplo, el Colikind fue un gasto absurdo de dinero y de tiempo perdido en las noches dándoselo al niño.
    Pero, lo dicho, si calma a la “fiera”, y os parece bien, genial 😉

    Ahora recuerdo que en mis tiempos de infancia (allá por el año de Mari Castaña), a los niños, cuando teníamos dolor de dientes/muelas, nos daban un algodón impregnado en anís (sí, sí, anís del mono -flipa!-) para ponérnoslo en la zona donde nos doliese. XD para haberse pillado un colocón. La cosa es que se te olvidaba el dolor mientras le dabas mordisquitos al invento.

  3. Que había contestado a esto desde el móvil pero por lo que sea, no se publicó..decía que la leche materna tiene mucha lactosa, así que estoy de acuerdo con el artículo en que las cantidades de los componentes analgésicos y demás, son ínfimas, pero cero de acuerdo en que sea malo dárselo a tu bebé. Yo usé homeopatía en el embarazo y la he usado después porque sí prefiero intentar otras cosas antes de tomar o darle paracetamol, e insisto en que mal no le va a hacer; la lactosa es el azúcar de la leche, sí, pero de cualquier leche, la materna también. Es que en este artículo parece que le estás untando las encías con un donut jajajaa
    Y esto me recuerda que un conocido se la preparó mucho a su hijo porque según él, lloraba demasiado y le untaban el chupete en azúcar todo el rato y claro, se calmaba, pero cuando le salieron los dientes de leche, eran negros, de caries, muy impactante todo, casi hubiera sido mejor el anís jajaja…las cosas que se hacían antes, muy fuerte todo. Muaaaa

Comenta, comenta