Primera visita de V a urgencias

granuloma

   Cuando se le cayó a V el resto del cordón umbilical, la herida no tuvo buen aspecto en ningún momento. Se la curábamos como nos habían enseñado en el hospital, con agua y jabón, y después, con un poquito de cristalmina. Cuando habían pasado 4 o 5 días y aquello seguía sin mejorar, fuimos al pediatra. 

   Nos dijo que dejáramos la cristalmina y lo curáramos con alcohol 70º, y que volviésemos a la semana siguiente. En esta segunda cita, nos derivó a urgencias directamente porque le parecía que podía tratarse de un granuloma umbilical; al preguntarle la causa, nos comentó que podía venir originado por un corte deficiente del cordòn. V tenía 12 días.

Resultado de imagen de granuloma umbilical

Nos mencionó alguna otra cosa un poco más grave..

En la Fundación Jimenez Díaz nunca hemos esperado más de 5 minutos para ser atendidos, ni estando embarazada, ni con V (eso sí, C fue un día por otra cosa y estuvo casi 4 horas).

   El primer médico que nos atendió nos dijo que no era nada, simplemente que estaba cicatrizando despacio, pero al pedir una segunda opinión a una compañera que vino rauda desde otra consulta, y tras limpiar con cuidado el ombligo de V, nos confirmaron diagnóstico: granuloma umbilical.

   Para mí, el aspecto antes de limpiárselo, por si le sirve de ayuda a algún mapá, era feo, como de color de herida fea, pero no olía mal, y después de retirarle la costra superficial, apareció debajo una especie de frambuesa roja y brillante, que por lo visto, es un síntoma muy característico del granuloma.

   Casualmente había un cirujano pediátrico de guardia y podían hacerle el tratamiento con nitrato de plata allí mismo.

   V llora mucho con los extraños (ahora un poco menos), pero así como con las vacunas yo noto un aumento de intensidad con el pinchazo, aquí los lloros no variaron con la aplicación del nitrato, que no quiere decir que no duela, ojo, pero parece ser que menos que una vacuna.

   Nos dieron cita con el mismo cirujano a la semana siguiente para ver la evolución, por si hubiese que repetir el tratamiento, o no hubiese funcionado, pero nada, con una aplicación fue suficiente, así que fenomenal.

   Y esa fue nuestra primera visita a urgencias pediátricas. Nada grave, pero te mueres de miedo igual, y más, con un bebé de días.

    Para aquellos mapás preocupados, como lo estaba C, acerca de cómo le va a quedar de bonitofeo el ombligo al cachorro, no alarmarse. Tarda en irse el color negro chamusquina del fondo, pero yo ahora le veo un ombligo precioso.

!Feliz fin de semana!

Comenta, comenta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.