Postparto

   La mayoría de las personas llegamos al postparto sin saber que puede ser vivido como algo horrible, y que las consecuencias de las penosamente frecuentes intervenciones durante el nacimiento de los cachorros, se pueden alargar en el tiempo y condicionar bastante tu vida a distintos niveles.

  También puedes ser una afortunada y tener un parto natural sin episiotomía ni instrumentación alguna, pero esto es muy dificil en un hospital español.

   Como ya os conté por aquí, mi parto fue una inducción que acabó con una kristeller y necesidad de ventosa durante el expulsivo. Esto produjo un desgarro interno en el canal de parto que tardaron más de media hora en remendar. Para la episiotomía “bastaron” 3 puntos.

   Los días siguientes sientes el cuerpo super extraño, dolorido, estropiciado, pero como estás tan a otra cosa (hazte cargo, tienes un bebé!!!), te tomas unos paracetamoles para ver si se va un poco el dolor y de vez en cuando te preguntas si todo volverá a su ser, confiando en que sí, claro.

   Los puntos tiran mucho cuando se están secando, al menos a mí. Además, pueden ir acompañados de hemorroides (muchas mujeres se las traen del hospi tras el parto si no se las proporciona el propio embarazo, qué generosidad) así que sentarte en el baño se puede convertir en un infiernillo, con lo cual, sumemos el estreñimiento, las grietas en los pezones si das el pecho y un subibajón de hormonas que “mátame, camión”. Una fiesta.

 Resultado de imagen de ilustracion loca del xoño

  El único consuelo es pensar que muchísimas mujeres pasan por lo mismo que tú y sobreviven y, lo más importante, que es algo temporal. Creo recordar que a los 20 días yo ya estaba curada entera de mi parto…aparentemente.

   Sí, porque las movidas con mi vagina llegaron después, y aún no se han ido. Para no extenderme demasiado, me aprovecho de otras 2 mamás blogueras a las que les ha pasado lo mismo que a mí y que me encanta cómo lo cuentan: Una madre ingeniera y Una mamífera.

   Porque lo cierto es, que la revirginización tras el parto pasa muchísimo más de lo que puedas imaginar. De hecho, cada vez que leo un post sobre este tema, hay 58 mil comentarios de personas que están pasando por lo mismo.

   Para terminar y no contribuir mucho más a la extinción de la raza humana, tengo que decir que no hay que asustarse innecesariamente, porque no sirve de mucho y porque lo mismo llegas y tienes un parto y postparto de ensueño y has estado agobiada para nada.

   Además, lo mío también va mejor, aunque despacito (a punto de cumplir V 2 años). Como me llamaron en agosto del año pasado para hacer la rehabilitación y nos íbamos de vacaciones, perdí la vez y ahora tengo que volver a solicitarlo. ¿Has pedido cita tú? pues yo tampoco XDD

   Pero el yoga me ayudó bastante, y aunque, en principio te recomiendan no mantener relaciones hasta haber hecho la rehabilitación, pues nos lo hemos saltado, obviamente, y yo creo que eso también ha hecho algo.

    No lo sé. Ya os iré contando.

   Os deseo mucho ánimo en vuestras coñoturas!

(Las ilustraciones son de este libro tan coñonudo)

5 comentarios en “Postparto

  1. Primero, decirte que he visto las ilustraciones de Ana Belén Rivero y he pensado “Anda si la conoce!”. Tengo su libro “Somos pobres en euros pero ricos en pelos de coño” y es la repera <3 (también la sigo por FB e IG). Si ya me caías bien (y halago tus gustos), ahora me has "reconquistado" XD

    De coñoturas postparto tengo poco que contar al haber tenido una cesárea programada. La última vez que me miraron la "zona cero" durante el embarazo fue en la eco de la semana 9. Ni siquiera me hicieron la prueba esa del estreptococo. Claro una cesárea también tiene sus "horrores" (quizá, a largo plazo, no sean tan rollo).

    La vuelta al sexo tras el parto no deja de ser una aventura jjj

    Un abrazo!

    • El libro me lo regaló una amiga y me flipó, y es que lo cojo de vez en cuando y me parto (es mi libro de coñocera jajaja), así que ayer escribiendo el post, me vino a la cabeza, lógicamente.
      Las cesáreas tienen mucha tela también, pero como decía en el post del parto, ahora que conozco todos estos ejemplos de malestares consecuentes, puedo entender que si te dan a elegir, escojas susto; también creo que mucha culpa de eso la tienen los protocolos hospitalarios actuales, y eso que se supone que van a mejor..pero bueno, confiemos en la sanación espontánea, porque lo de la rehabilitación yo lo veo complicado por temas de tiempo (es que me ofrecieron unos horarios que sin hija, regular, pero con hija, noway). :**)

  2. Ay, las coñoturas postparto. Asombrosamente, desde que me dio el achaque este previo a la futura regla, no me duele el chirri. Y pienso yo, que no será que por que empiezo a flujear (que antes era mojama), la cosa se elastifica (se dice así?) y por eso no duele tanto? A saber.
    No he tenido tiempo de tener relaciones maritales así que, no sé como está el tema…jaja!

    • Pues me alegro mil. Es que esto tiene que ir a mejor en algún momento, no jorobes, que así no se puede vivir. Lo de la falta de tiempo para ponerse es otro tema, por no hablar de lo de dar pecho y tener la líbido por los suelos, que por lo visto es directamente proporcional…supongo que con el tiempo relativizaremos, pero es que quiero verlo lejano ya XDD

Comenta, comenta